Especiales Recomendados

“1982: Mejor hablar de ciertas cosas”

Por Gabriel García

En su primer libro de fotos Claudina Pugliese traza uno de los mapas más exactos de este año de guerra, traspiés y efervescencia del rock argentino.

Los ochenta, ese pequeño rato en la historia de la humanidad que divide las aguas hasta el hartazgo. Como si Moisés vistiera la remera de Marshall McLuhan y el Faraón Ramsés la de Rick Astley. Los detractores afirman que fueron años de plástico y manchados de Cultura Pop mientras que, en la vereda de enfrente, yacen los que, con cierta melancolía, defienden a capa y espada esa década repleta de bandas increíbles y una filosofía en la que vale la pena indagar un poco más.

Alejandro Sokol

Como era de esperar, Argentina no es ajena a este tipo de reyertas. Por comodidad o por falta de argumentos, no hay grises con la década de M.T.V. “1982-Mejor hablar de ciertas cosas” el primer libro de fotos de Claudina Pugliese deja bien en claro porque durante esos años se forjaron gran parte de los cimientos de lo que escuchamos hoy.

Desde un íntimo Pedro Aznar mostrando orgulloso un bajo fabricado por Eduardo “Fanta” Beaudoux (prestigioso luthier que también había formado parte de la alineación de Pappo´s  Blues que grabó “Volumen 5”) hasta un proto Sumo con Alejandro Sokol en batería y sin Ricardo Mollo muestran cuan rápido pasaba el tiempo por esos días. Recordemos que la banda liderada por Luca Prodan había arrancado 1982 con la baterista oriunda de Manchester Stephanie Nuttall quien retornó a la tierra de The Smiths tras el estallido de la Guerra de Malvinas. Imágenes en locales como el Teatro I.F.T. ya grafican de manera fuerte y directa la locura, la libertad y el poder de ese monstruo amorfo liderado por el entrañable tano.

Claudina Pugliese

“Pil Trafa de Los Violadores nos criticó mucho por haber participado del Festival de la Solidaridad Americana. Y la verdad tenía razón” dice León Gieco en algún momento de “Rompan todo” el discutido documental que Netflix estrenó el pasado 16 de diciembre sobre la historia del rock latino. Sin ningún lugar a dudas, uno de los puntos más fuertes de “1982-Mejor hablar de ciertas cosas” es que la elección de las fotos no cae en ningún ghetto. Acá las olas no tienen edad. No son ni viejas ni nuevas. Los Violadores, Alerta Roja, las Bay Biscuits o esa Biblia humana llamada Marcelo Pocavida comparten el volumen con Seru Giran, Spinetta, Héctor Starc o el mismo Gieco en el mencionado malogrado festival. Y ni hablar del bonus track constituído por presencias internacionales como Yabor, Ney Matogrosso o Egberto Gismonti.

El libro es una especie de VHS cargado de postales prolijamente ordenadas por artista (prohibido mezclar!) que no dejan de estar configuradas como una línea de tiempo. La primera de esas fotos es justamente una de Claudina Pugliese posando con una bajo en la sala de ensayo de Alerta Roja. Cabe destacar que, años después, Claudina incursionaría tanto en las cuatro cuerdas para diversos proyectos como el Ensamble Confusión del Mundo (donde además toca el bouzouki griego) o Los Gloriosos Neptunos.

Luca Prodan

El libro se llama “1982: Mejor hablar de ciertas cosas” pero aunque literalmente las fotos no hablan, basta con ver las expresiones en las imágenes de Federico Moura en Obras, tomadas apenas meses después de la presentación del Wadu Wadu en diciembre de 1981 en el Teatro Astral, para entender de que va la cosa. Claudina tiene la máquina de mirar.

Parafraseando las notas preliminares de Andrea Prodan; una experiencia conmovedora, que mueve el piso.

Las Bay Biscuits

No te pierdas: 80 años con John Lennon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *