Podcast Sinso

Del caminar sobre hielo

Nuestro nuevo Podcast ya está disponible en Spotify. En el mismo abarcamos mucho la trayectoria de Werner Herzog junto a Klaus Kinski. Y bocha de música, por supuesto. A raíz de esto nuestro portero, Gabriel García, se escribió unas líneas sobre “Del caminar sobre hielo” un gran libro del buen Werner.

El Podcast lo encuentra en Spotify como Sin Sobresaltos Radio

Que lo disfruten!

¿Estoy medio monotemático?

-Si

¿Me alegra estar así?

-Si

¿Por qué?

Porque Herzog es Dios, el que prefieran de la colección de deidades. Y no lo digo como el tipo que te dice “El Tigre Chacoma es Dios”, lo digo a conciencia de que el director alemán emprendió empresas imposibles. Y de todas salió victorioso.

Aunque no argumento de forma cronológica la primera aventura, desde ya, tiene que ver con el galeón cruzando montañas y selvas del Perú en la filmación de “Fitzcarraldo” (y con Klaus Kinski a la cabeza, otra empresa en sí misma). Ahondaré en eso cuando escriba algo de ese gran diario de rodaje llamado “La conquista de lo inútil”. Si bien, supongo, ninguno de los aquí presentes, logró algo semejante a mover un barco por toda la selva peruana, menos habrán triunfado en la siguiente empresa del buen Werner: cambiar el destino. A lo Herzog al menos.

En el inicio de esa epopeya de lo absurdo llamada “De caminar sobre hielo” Herzog se entera de que una gran amiga yace moribunda en París por lo que decide ante el inevitable desenlace, emprender un gran trayecto desde su Alemania natal, a pie. Habiendo trenes que recorren montañas hermosas, selvas de hadas, el río Rhin, pesadilla de la escuela secundaria y el Danubio que vio caminar a Tepes. Fue caminando, prefirió formar parte del paisaje. A algunos no les alcanza con ser testigos.

La camarada en las últimas no era otra que Lotte Eisner, una aclamada crítica que pujaba junto al celebre caminante por una nueva identidad del cine alemán luego del producido en pos de la propaganda del Tercer Reich. Un personaje fundamental para la cultura europea de esas décadas.

Con solemnidad germana el director de “Aguirre, la ira de Dios” escribe que su amiga no va a morir, que no tiene el derecho, solo la obligación de esperar su llegada luego de un trayecto de cási veinte días y, si él lo permite, podrá emprender el viaje definitivo algunos días más tarde.

La redacción de Werner Herzog recuerda a Roberto Arlt por la torpeza, la exquisitez del detalle y el ritmo implacable. También remite mucho a la narración de “Y tu mamá también”, película de Alfonso Cuarón.

“…Me pierdo con ellas dentro de la iglesia. En un rincón un chico hace la tarea, y con frecuencia la cerveza se llama Murzig. El dueño del restaurante se cortó el pulgar hace días..”

La verdad atraviesa los bosques y en “Del caminar sobre hielo” el autor/director no solo se cuenta a sí mismo, por momentos se caricaturiza, sano ejercicio, también logra un exacto perfíl de Eisner y de Alemania brindando un manual impensado de como se debe describir en literatura.

Por eso no me jode tanto estar cási monotemático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *