Sinso

Remastered: Las dos muertes de Sam Cooke

“Si le hubiera pasado a Frank Sinatra, The Beatles o Rick Nelson, el FBI estaría investigando” es el testimonio de Muhammad  Alí que sobresale en la primera mitad del capítulo de Remastered dedicado a Sam Cooke, el padre del soul.

El 11 de diciembre de 1964, fue encontrado muerto por un balazo en el pecho en el Motel Hacienda de Los Ángeles. Esa noche había cenado con su ingeniero de sonido en el restaurant Marthoni´s y de ahí partió junto a una supuesta cantante llamada Lisa Boyer, a quien veía desde semanas atrás, hacia su destino final. Un rato después del check-in en el motel, Boyer se escapó de la habitación y se comunicó con la policía para denunciar que Cooke “la tenía secuestrada”, cuando llegó la ley la leyenda del soul yacía inerte y semidesnuda en el piso  luego de ser tiroteada por la dueña del lugar, Bertha Lee Franklin.

La corta carrera de Cooke comenzó junto al grupo góspel The Soul Stirrers pero no fue hasta que grabó su single “Loveable”, que captó la atención de todo el país. La canción estaba basada en “Wonderful” de su antiguo grupo y fue editada bajo el nombre de Dale Cooke debido a la constante grieta entre la “música de Dios” y la otra.

Pero Sam Cooke se afianzaba como un potente difusor de los constantes conflictos raciales que atravesaban los Estados Unidos de la época y los terribles y dañinos acuerdos económicos que lograban los artistas afroamericanos. El Status Quo prefería más al Sam que imitaba a Frank Sinatra que al que inventaba el Black Power. El empoderamiento que germinaba junto a Muhammad Alí y Malcolm X, tampoco.

Las extrañas circunstancias que rodearon esa fatídica noche en el motel de Los Ángeles (quince años después Boyer iría presa por prostitución, justo tres años antes que Franklin fuera asesinada por un ajuste de cuentas) son uno de los ejes de este capítulo de Remastered. El otro es la muerte discográfica de Cooke; tres días antes del 11 de diciembre, Sam había despedido a Allen Klein por haber implementado todos los artilugios legales para poder quedarse con la discográfica fundada por el soul man, SAR Records. Es decir, la misma técnica que años después llevaría a cabo con Stones y Beatles, respectivamente.

En Netflix ya se pueden ver más capítulos dedicados a Johnny Cash, Bob Marley y Robert Johnson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *